lunes, 1 de octubre de 2018

Hábitos de Consumo: Streaming Vs. TV: Desde el Insight

Comenzaré este texto aclarando algo: esta no es una nota de prensa, es decir, no la mando la gente de Netflix, ni de Amazon o YouTube, una vez dicho eso, comencemos: 


Decidí escribir esta nota porque debido a una gripe muy fuerte tuve que estar en casa varios días “fuera de juego” y como toda gripe obliga, me puse al cuidado de mi madre, o sea, compartí varios días con ella por la peor razón posible: enfermarse. Sí, está mal, no debemos hacerlo así, debemos convivir más con nuestros padres en circunstancias normales, pero un aspecto tan curioso como positivo, es que me di cuenta de algo: no importa cuantas cosas nuevas salgan en la televisión o en las plataformas de streaming, mi madre seguía aferrada a las series que descubrió hace más de 10 años, lo peor, Netflix (en la cuenta que creé para ella) también lo sabía.

Debido al trabajo, es raro que me siente a ver series todos los días por la noche, de hecho no recuerdo cuando vi una serie en su “horario habitual” en su canal original, así que por ello estoy muy “atrasado” en series. Otra cosa, no me gusta ver series ni películas en páginas o plataformas no oficiales (me da flojera lidiar con anuncios o estar revisando lista por lista el capítulo que quiero, Netflix nos han consentido y malacostumbrado, pero esta bien). Algo más, ODIO, detesto ver series en películas en el teléfono, sí, ahora los smartphones tienen pantallas más grandes y todo pero, no es lo mismo, no se hicieron con ese formato las series o películas, así  que siempre espero a ver todo al llegar a casa y, si estoy cansando o salí a correr o tuve otra cosa que hacer, ya no lo ví, y no hay problema: el fin hago un maratón.

(Si llego a ver series o películas en tablet, pero es más bien cuando estoy de viaje)


En este caso, durante mi fin de semana largo por enfermedad (no fue divertido, por cierto), ví la 3era temporada de Gotham (¡BRUTAL! ¡¿por qué los hacen esta serie no hacen las películas de Batman y quitan al tarado de Affleck?! El trailer se los dejo arriba) Anyway, el caso, es que llegaba mi madre del supermercado/iglesia/paseo, etc. entraba y me encontraba viendo Gotham y decía “¿otra vez? ya pon otra cosa” y yo: “ok ¿qué quieres ver?” Su respuesta era: “pues no sé, algo de acción, CSI, NCIS, The Closer, etc.”.

¡¿En serio?!


Me encanta CSI y como cada una de las 3 series originales (Cyber me da un poco de flojera, la verdad) está pensada para mostrar lo mejor de cada una de las ciudades donde se graba: Las Vegas (la mayoría de episodios de noche, salvo los que son en el desierto de Nevada), Miami (amanecer, mediodía o atardecer y claro, de tanto en tanto los night clubs de Miami) y NYC (a todas horas, porque claro, es Nueva York), pero ¡ha visto todos los capítulos! Luego, NCIS, no tengo paciencia para entender cómo siempre hay un oficial, ejecutivo, retirado, o lo que sea de la Marina asesinado o relacionado en un asesinato ¡No puedo con ello! Además, lleva 15 temporadas y el protagonista sigue con su peinado de anuncio de marca de ropa del Wal-Mart ¡¿Qué ching…?! 


Agradezco que mi mamá no sea de las que ve novelas (aunque vimos juntos La Casa de las Flores, bastante buena por cierto, no lo mejor de la vida, pero muy buena), pero es sorprendente como habiendo tantas opciones, tanto en Netflix como en televisión de paga (cable, como le decían antes), mi mamá veas las mismas cosas. En un punto le dije: “Oye, hay un montón de series y películas en Netflix ¿por qué no ves otra cosa?” Respondió: “pues es que no las conozco, no sé qué tal que me aburren, y si no conozco a los que salen, pues tampoco”

Conseguí que viera Shooter, que es como lo mismo, pero diferente y sólo porque está basada en la película del mismo nombre y en el transcurso resultó que ubicaba a uno que otro actor, bueno, punto para mí, intenté que viera Mortdecai con Johnny Depp, aguantó 20 minutos y dijo “¿cómo que está aburrida no?”

El punto es que, nosotros, como jóvenes hemos aprendido a recibir el contenido que nos gusta y el que nos interesa, tal como se nos da, en entregas semanales o mensuales, tal como nuestros padres con las series y sus temporadas y en el nuestro como en el caso de los podcasts o youtube, pero también hemos aceptado la realidad de la velocidad a la que vivimos actualmente y no nos frustramos si no vemos un episodio o una serie y vemos una maratón, algo que antes era "agendado" por canales de televisión -como hace Warner con The Big Bang Theory o Fox con The Simpsons- pero que ahora nosotros decidimos, fecha, horario, duración e incluso, temporada y entonces podemos estar uno o dos días viendo lo mismo sin que nos harte (salvo que nos disguste la trama o algo) y no tanto como nuestros padres, quienes siguen acatando el "protocolo" televisivo tradicional y quienes rara vez harían un maratón, pero que además, difícilmente, aceptarían algo nuevo, a menos que un@ amig@, familiar, etc. se las recomiende o l@s enganche .

¿Recuerdan lo que sucedía cuando acababa la novela de tu mamá, cómo eran los días posteriores, cuánto se tardaba en ver otra novela, aún sabiendo que sería el mismo tipo de drama que la anterior?

¿Entonces? Estamos más abiertos a ver nuevas series y películas porque somos una generación diferente que ya se cansó de series de médicos, policías y abogados porque ya no nos representa ni es algo a lo que aspiremos o es porque estas series de mundos apocalípticos, guiones extremadamente ambiciosos, artísticos y a veces enredados es lo que nos llena (o hacemos como que nos llena) o simplemente esta brecha generacional lo que nos hace querer ver una película como Your Name un día y al otro ver The Handmaid’s Tale y al otro algo tan “básico” como The Simpsons?

Aceptar nuevas cosas es un reto, pero eso es algo que abordare en otro texto donde veremos que ya hay estudios sociales de esto, no necesariamente de consumo televisivo, pero si de tecnología.

¿Ustedes qué están viendo y cómo lo están viendo?