martes, 26 de septiembre de 2017

7 Textos a 7 Días

Después de lo sucedido el pasado 19 de Septiembre en la Ciudad de México, nuestra casa, preferimos quedarnos en silencio y esperar antes de regresar con información de moda y patinetas, no era el momento y de hecho, sentimos que aún no lo es, pero, hay que seguir adelante, todos lo estamos haciendo, y es necesario para que este país continúe su marcha, no será sencillo, y no será rápido, pero hay que hacerlo, así que, a manera de re-introducción a este mes y sus noticias, Carolina Bermúdez, y su servidor, Gerardo Cárdenas, preparamos algunos textos que honran a nuestro país y a su gente, tras este fenómeno que bien mal, hoy forma parte de su historia moderna. 

Gracias por estar aquí, gracias por no rendirte.

I - Fénix Mexicano

Hoy se cumple una semana desde que un sismo de 7.1 cimbró a nuestro país, de nuevo -irónicamente- un 19 de Septiembre. 
¿Cómo estás? ¿Cómo están tus amigos y familia? Esperamos se encuentren bien.
México somos todos, y si tú estás de pie, México está de pie, porque hoy más que nunca, lo que hagas impactará en el futuro de esta nación que gracias a todos nosotros, se reconstruye, y resurge como un fénix, así que ánimo, pon tu frente en alto, eres uno de nosotros ¡MEXICANO! y tenemos trabajo por hacer.

II - Corazón

Sentí el miedo recorrer mi piel.
Vi el horror, en la cara de la gente.
Nos conquistó la fuerza de la madre naturaleza y con ello,
fui testigo de la debilidad que por un segundo, 
quiso apoderarse de nosotros.
Nuestro país se cimbró, pero lo que en realidad se movió, fue su corazón.
Nuestro corazón.

III - Today

Today, I witnessed the horror. And heard the screams.
Today, I witnessed the strength. It was mother nature, it was her, the earth.
Today, I witnessed the weakness of human beings who constantly shield themselves,
in the so called greatness of their buildings. And we learned, that buildings won’t give you power nor respect; we had to learn it again.
Today, our city trembled.
Today, we are in pain.
But again, today, and everyday, we'll rise again.

IV - Paisaje

Ha pasado una semana, todo parece estar bien,
tenemos rotos los corazones, pero seguimos de pie.
Hoy nuestra ciudad es distinta, es diferente de ayer,
las calles no son las mismas, lucen grietas en su piel.
Ayer caminé por el parque, y alrededor no quise ver,
pues no estarían los edificios, que por años menosprecie;
no es que no me gustaran, es que lo soslayé,
eran parte un paisaje, uno que no volveré a tener.

V - Tierra y niños

Se supone que los niños no deben morir.
Se supone que deben estar en las escuelas  aprendiendo y leyendo. 
Se supone que deben estar en sus casas jugando, discutiendo con sus madres por no comerse los vegetales o peleando con sus hermanos y hermanas. 
Se supone que deben estar ilusionados esperando Navidad y portándose bien para que los Reyes Magos les traigan muchos regalos. 
Se supone que los niños no deben morir.
Pero los niños si mueren cuando la tierra se sacude y cuando sus salones se colapsan, su mundo se llena de polvo, miedo y oscuridad.
Los niños mueren, pero no se supone que deba  pasar. 
El pasado 19 de Septiembre la tierra cimbró y niños murieron; y los niños no deben morir. 
- Carolina Bermúdez 

VI - Ámsterdam

Ámsterdam es una calle circular en donde algunas veces me perdí, aquí a mi novia he besado, cigarrillos fumado, kilómetros corrido, y en sus oficinas trabajado.
Ámsterdam es una pista de corredores, un jardín de flores y el escenario de una propuesta de amor, es una calle hermosa de dos kilómetros en donde uno imagina historias mientras ve niños jugando con un balón. 
Ámsterdam es un secreto, recorrerla no es sencillo, y para llegar a tu cita debes estar al tiro.
Es una pasarela, un café al aire libre, un gimnasio y una peluquería; es una calle única donde igual ves a un artista que a tu tía.
Ámsterdam robó mi corazón desde que en 2010 llegué a ella por error. Caminar por su sendero no será lo mismo, pero sé que sanaremos los dos, sé que sanaremos unidos, porque tú eres México, y México soy yo. 

VII - Ordinary Things

It is incredible to look at some ordinary object in your life and notice that it is one of your biggest treasures. When accidents and tragedies happen; the photo of your grandparents, the box full of memories from your childhood and the old green table of your bedroom become symbols and signs of who we are and who we were. It is not a superficial thought: objects are part of our lives - they mean memories, dreams, and goals.
So, if in these days you found something - a book, a cup or a photo- help them find their home because they have lost their owners, seven days ago.
- Carolina Bermúdez