viernes, 21 de julio de 2017

Juventud, Diversión y Disciplina: Las Mujeres en el Skateboarding de los X-Games Minneapolis


En la más reciente edición de los X-Games llevada a cabo en Minneapolis, hubo varios sucesos remarcables de los cuales podríamos hablar; el retiro de Bob Burnquist (de lo que sí hablaremos en algún momento), el hecho de que Pedro Barros no estuviera en las finales del evento de Skatepark, el cómo Kelvin Hoefler venció de nuevo a Nyjah Huston -pero ahora en X Games- lo complejo del parque en diseño, forma y velocidad; pero, para mí, las chicas fueron las que dieron de qué hablar este año, y es que para empezar, daban el promedio de edad más joven de todo el evento, pero más importante están mostrando el cómo se preparan para los olímpicos de Tokio en 2020.


En Street; Leticia Bufoni, Samarria Brevard, y Aori Nishimura fueron las ganadoras de su evento, mientras que en parque; Poppy Starr, Jordyn Barratt y Brighton Zeuner fueron quienes pudieron colgarse al cuello las medallas oro, plata y bronce, pero más que saber quienes ganaron, hablemos de como lo hicieron y es que algo que es siempre es muy criticado es “las chicas ganan con trucos que son básicos para los hombres y con alturas muy bajas” a lo cual responderé con un ¿cuántos de ustedes que tienen esta opinión, podrían replicar alguna línea -la que quieran de estas 6 atletas- pensando que hay más de 3,000 personas viéndolos, que muchas de estas personas pueden estar más interesados en su sexualidad que en su skate, y que aparte de todo, lo que hagan no sólo las beneficia o afecta, sino también a sus patrocinadores, familias y países? ¿podrían hacerlo?


Kihana Ogawa, de Japón, por ejemplo, era una de las favoritas para ganar, y quedó en cuarto y en su skate no sólo se veía un nivel y una consistencia que pocos patinadores “comunes” tienen, ella mostraba disciplina, estrategia, y eso sí, muy poca diversión y muchísima confianza (sobre todo en sus movimientos), algo que suele verse en atletas de otra disciplinas que suelen perder ese lado de la de la diversión cuando entrenan para ganar, algo que para ella significa mucho, pensando que será en su hogar la primera vez que el skateboarding llegue unos olímpicos. Verla patinar, por ejemplo, nos muestra el nivel que están esforzándose por obtener en Japón, lo que vemos también con atletas como Yuto Horigome, quien tanto en X Games como en Street League, está ya mostrando que Japón es un rival muy importante para el mundo en lo que a Skate refiere.


Ahora, hablemos de Brevard, Starr y Zeuner, todas ellas muy jóvenes, muy bien entrenadas, y con algo que era más notorio que en el resto de las chicas; diversión y emoción, en ellas no sólo era claro que se divertían, sino que en verdad les emocionaba la idea de bajar los trucos que habían estado practicando durante tanto tiempo ante miles de personas, y la emoción también, de cambiar su spot o su skatepark local, por el de una arena como son los X-Games, es algo -por así decirlo- como una especie de inocencia competitiva ¿recuerdan como patinaban Nyjah o Sheckler en sus primeros X-Games? Compárenlo al cómo patinan ahora ¿qué cambió, cómo se ven sus rostros? Es algo difícil, pero mantener esa emoción, ese querer lucirse ante una audiencia, es lo que a veces hace de un atleta, un campeón.


Finalmente, pasaremos con Jordyn Barratt y, Leticia Bufoni a quien tuvimos de visita en México hace un mes, y que después de verla en vivo en dos ocasiones, y varias en X-Games, Street Leagues y hasta en un Hart Lines. Estas dos chicas, ambas en sus respectiva categorías, parque y street, tienen dos cosas en común, uno, se divierten patinando y se ve en sus rostros cuando bajan ese truco por el que tanto se esforzaron, pero, más aún, ellas logran mezclar la diversión con la disciplina que sus mentores, Bucky Lasek y Danny Way, respectivamente, les han dado ¿por qué lo decimos? Porque tanto Bucky como Danny , han tenido caídas terribles en los X-Games y otras competencias, y en ambas se han levantado para remontar y meterse al podio.


Finalmente, lo que estamos viendo es cómo las chicas se están influenciado, y están creando su propia manera de crearse una reputación y un estatus en el skateboarding de competencia de gran formato, y lo adaptan también a su estilo, a su tipo de skate, y a sus condiciones de entrenamiento, lo cual es muy difícil, ya que para ellas, esto lleva sólo unos años, y entonces en ese breve periodo de tiempo, se han tenido que amoldar a formatos que los hombres llevan practicando desde el ‘97 y entonces, es sorprendente lo que han logrado en tan poco tiempo, y por eso, es totalmente injusto, el que hagan quiera desprestigiar lo que están haciendo estas chicas, y el cómo lo hacen.