miércoles, 19 de julio de 2017

A Fresh Feeling: The German Fashion as an Inspiration for the Summer



Comparados con el editorial, que hace poco escribí, acerca del regreso de la logomania en las pasarelas y en el street style, los outfits escogidos para la Fashion Week Berlín han sido los antónimos de la logomania. Tan es así, que Joanna Fu, colaboradora del website Hypebeast escribió, hace unos días, un artículo referente al estilo representado en las calles alemanas durante la Fashion Week, subtitulando "Style without the logo assault". Subtítulo que resume a la perfección el estilo veraniego alemán.

De igual manera, dentro de este artículo, Fu, divide en tres categorías los elementos claves de los looks de esa semana: toques de colores, interpretaciones vintage y prendas esenciales neutras. Pero como complemento yo añadiría que cada uno de los outfits escogidos tiene un elemento clave que nos transmite frescura. ¿Cuál es este elemento? La pérdida de logos. En cada uno de los estilos, los logos no hacen apariencia ni son partícipes de la escena callejera.


Los outfits se escogieron bajo una influencia de estilo personal más que por la influencia de una determinada marca o diseñador. Ciertamente, el estilo personal es el que debería de influenciar más al escoger el que ponerte. Pero, al asistir a un evento como lo es la Fashion Week, los diseñadores y marcas tienen gran peso sobre nuestro styling. Este tipo de eventos se llegan a convertir en grandes y perfectos catálogos, revistas y anuncios publicitarios en tercera dimensión, para las marcas.

Pero Berlín, no fue partícipe de esta tradición semestral. Y sus calles se llenaron de un estilo personal, artístico, creativo, fresco y nostálgico. Realmente, no había sentido el inicio del verano hasta que vi los outfits del Fashion Week Berlin. Los colores brillantes, los neutros y las telas frescas se mezclaron para formar parte del street style de la capital alemana.


¿Qué llevaron puesto las personas que asistieron al Fashion Week? Las prendas escogidas por las diversas personalidades de la industria de la moda alemana, fueron diversas pero cada una de ellas tenía un background, un porqué y un motivo superior al propagandístico.

Durante los últimos años, la sociedad alemana ha estado cambiando social y culturalmente de manera rápida. La ola de migrantes que ha influenciado en sus tradiciones y estilos de vida, así como grandes avances culturales y sociales, como la legislación del matrimonio homosexual han sido elementos clave para la creación de ideologías y para ejercer de influencia en el comportamiento social de los alemanes.

Así que no es de sorprender, que los outfits llevados durante el Fashion Week, fuesen como salidos del street art alemán, el cual tiene un gran rol social como resistencia a diversas medidas políticas y económicas, o como salidos de las obras de la artista visual alemana, Alicja Kwade, quien demuestra en cada una de sus obras un juego entre la percepción y la imaginación del público, lo cual nos hace repensar en la manera en la que vemos la realidad y nos permite desafiar los modelos convencionales.


Así que se mezclaron el minimalismo, el Avant Garde y el romanticismo en un solo outfit. Se dio prioridad a los tonos neutros - incluyendo el negro. Se destacaron accesorios y prendas clave de colores brillantes. Se usó la ironía y el sarcasmo al combinar las prendas. Se dio prioridad a las texturas y a los cortes. Y sobre todo, las personas se vistieron de cultura, de arte, de lenguaje, de ideología y de personalidad en lugar de vestirse de marcas.

Alemania siempre ha sido un escenario alternativo para la moda. Ejemplo de esto es el diseñador, Bobby Kolade, quien se ha dedicado a confeccionar sus colecciones con materiales sustentables y naturales. También, Kolade usa sus creaciones para dar a conocer diversas opiniones políticas y económicas, como el sweater que diseñó con las fotos de la fábrica de textiles colapsada en Bangladesh.

Por lo que Berlín, dejó de lado el consumismo ciego y la logomania, generalmente encontrados en esta industria, y optó por llenar sus calles, durante una semana, con creaciones contemporáneas, minimalistas, poéticas e individualistas. Creaciones que celebran a la moda por lo que es: lenguaje.

¿Y no es así como se debería de celebrar una semana dedicada a la moda? ¿Qué mejor ocasión para dar a conocer tu estilo que en el Fashion Week? Porque ante todo, la moda es expresión individual de factores colectivos.



Carolina Bermúdez